Asistencia Lúdica

La forma de actividad esencial de los niños consiste en el juego, éste desarrolla en buena parte sus facultades. Jugando los niños toman conciencia de lo real, se implican en la acción, elaboran razonamientos y juicios.  Se ha definido el juego y las actividades manuales como un “proceso sugestivo y substitutivo de adaptación y dominio”, de ahí su valor como instrumento de aprendizaje y desarrollo, pues a través de la acción y la experimentación, ellos expresan sus intereses y motivaciones y descubren las propiedades de los objetos, relaciones, etc.  Nuestro papel como educadores secundarios de los menores consiste en facilitar la realización de actividades y experiencias que, conectando al máximo con las necesidades, intereses y motivaciones de los niños, les ayuden a aprender y a desarrollarse.

La forma de actividad esencial de los niños consiste en el juego, éste desarrolla en buena parte sus facultades. Jugando los niños toman conciencia de lo real, se implican en la acción, elaboran razonamientos y juicios. Se ha definido el juego y las actividades manuales como un “proceso sugestivo y substitutivo de adaptación y dominio”, de ahí su valor como instrumento de aprendizaje y desarrollo, pues a través de la acción y la experimentación, ellos expresan sus intereses y motivaciones y descubren las propiedades de los objetos, relaciones, etc. Nuestro papel como educadores secundarios de los menores consiste en facilitar la realización de actividades y experiencias que, conectando al máximo con las necesidades, intereses y motivaciones de los niños, les ayuden a aprender y a desarrollarse.